Creer, soñar, desear…¿vivir, acaso?

En los límites del abismo, cuando ya no se sabe dónde está el cielo o la tierra, cerrar los ojos y dejarse llevar por el placer. Sin caer en él, cayéndose continuamente… A la búsqueda de la dominación refinada y culta que una dominante pueda ofrecerme a través de aquella conversación, entre copas de vino […]

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo