DORIAN GRAY

Tengo treinta y seis, y soy feliz a veces Si vas a quererme, nena, piénsatelo bien Porque vivo con mi gato, no creo en los jueces Llevo tatuajes que no están sobre la piel Mira, a veces me emborracho, prendo fuego al templo Huyo del amor igual que de la policía Vivo en lo que […]

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo