EL HOGAR DE UNA DIOSA – CAPÍTULO 1

Escrito por AMA_CD_VERONICA El: 10 mayo 2016 , categoria Articulos, Visto veces

EL HOGAR DE UNA DIOSA

CAPÍTULO 1

Llevo unas horas aquí. No se cuanto estaré. Mi Ama solo ha ordenado, después de abofetearme,
– Encerrarle!
Dos esclavos me han conducido al habitáculo, me han colocado una argolla al cuello y esta unida a la pared por una gruesa cadena de un metro aproximadamente. La celda donde he sido encerrado es de a penas dos metros cuadrados. Huele a húmedo, el cemento de las paredes aún es fresco, está recién construido, y yo, con mis propias manos lo he ayudado a construir. Una fuerte luz blanca lo ilumina todo, enfocando una imagen a tamaño natural de mi Ama, frente a mi. Esa imagen y un ligero jergón es lo único que hay en la mazmorra. En un ángulo del techo, enfocándome, hay una cámara con el piloto encendido. No se oye nada del exterior, las paredes son gruesas y están insonorizadas. La puerta es gruesa y doble, también insonorizada.  Es una construcción sólida, hecha según los deseos de la Todopoderosa Señora.

No se porque estoy aquí, mi Ama no da explicaciones, posiblemente por no realizar bien y rápido mi trabajo diario, posiblemente por romper una copa mientras limpiaba la mansión, posiblemente por la discusión que mantuve con el esclavo doctor acerca del trabajo. Debe ser eso, sin duda, nuestra Dueña no tolera la más mínima discusión entre sus esclavos. Si, debe ser eso. A pesar de tener yo la razón en mi enfrentamiento con el doctor, he sido castigado. Al doctor seguramente le espere un castigo aún peor. Intento dormir, no puedo, la imagen de mi Ama observándome me subyuga. Oigo una puerta que se abre. Bajo la segunda puerta se abre una trampilla y la voz del viejo me dice,
– Toma, es agua, no puedes comer nada hasta que nuestra Dueña lo ordene, solo tienes derecho a agua.
Se cierra la trampilla y yo alcanzo el agua. La bebo con deseo, llevo muchas horas sin beber. Desde un altavoz oigo la voz de mi Dueña que ordena,
-Basta!
Dejo de beber inmediatamente. Ella sabe lo que me conviene. Y espero que sus ordenes durante horas, cuando Ella se digne hablarme de nuevo.

La mazmorra está situada en un rincón del sótano de la casa, bajo la escalera. Es un sótano grande, de unos 60 metros, diáfano, con columnas pintadas de negro y paredes de ladrillo vivo. En la pared contraria a la escalera un trono de madera, metal y piel negra, es el trono de la Divina Verónica, nuestra Ama. Está flanqueado por dos grandes candelabros de pie. Tras el conjunto, cubriendo la pared, pesados cortinajes rojos y negros. Del techo cuelgan cadenas, poleas y unos focos que se regulan en cuadro de mandos junto al trono. Una mesa exhibe los elementos de castigo, látigos, fustas, mordazas, pinzas, cera, cuerdas, esposas, maquinas de vacío, consoladores, cinturones de castidad, … Todo perfectamente ordenado y limpio. Un potro, una cruz latina de tamaño natural y una cruz de San Andrés completan el mobiliario. Nada más. Los esclavos no tienen derecho a estar sentados, solo la Diosa y, ocasionalmente, cuando es visitada por sus amigas ellas traen sus propios tronos o utilizan el lomo de sus esclavos para descansar.

Porque estoy aquí? No lo se. La conocí un día por casualidad. Me acababa de divorciar. Yo era un heterosexual normal, sin embargo me sentí atraído irresistiblemente por aquel gay dominante. Me lo dijo enseguida,
– Soy gay, soy crossdresser y soy Dominante. Y, por supuesto, quiero ser tu Dueña.
Me cito, conocí a los otros tres perros y me invitó a entregarme a ella. Acepté. Desde entonces soy su esclavo. Mi nombre es perro, a secas, perro. Los otros son doctor, un médico que le sirve y que en estos momentos seguro que está siendo castigado, viejo, un jubilado que siempre está a su lado y maricón, no se el porque del nombre. Todos maduros, todos hombres, todos machos, todos esclavos de Dómina Verónica.

Para ascender a la planta superior existe una escalera. Actualmente estamos trabajando en un elevador que permita a la Señora ascender sin el esfuerzo de subir los 15 escalones. Es un trabajo delicado, difícil, pero bajo su sabia dirección, lo haremos. No será necesaria fuerza eléctrica, subirá por la fuerza de sus animales, sus esclavos. La primera planta del hogar de la Divina, consta de un enorme comedor salón, una cocina también grande, un baño completo y una habitación de invitados. El poco mobiliario es de gran calidad. Ama es extremadamente exigente con la limpieza, así todo muestra un toque aséptico, moderno y lujoso. Decorado por la divina imaginación de la Diosa.


:

Todavia No hay comentarios, se el primero!

Escribe una replica o un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Bdsm Barcelona no se hace responsable de la opinion vertida en este artículo. Cada autor es el responsable exclusivo de las opiniones vertidas en sus articulos