EL QUE AMA UNA SIRVIENTA, NO LE HACE HUMEDECER SUS OJOS

EL QUE AMA UNA SIRVIENTA, NO LE HACE HUMEDECER SUS OJOS POR MALDAD, SINO QUIEN SABE HUMEDECER SU ENTREPIERNA POR DESEO……. SALUDITOS.

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo