Presentación

Acabo de llegar y me siento observado. Cabizbajo sólo veo el momento de arrodillarme y dejarme llevar. Os veo por encima como diosas a las que adorar y a las que seguir. Dadme instrucciones y os obedeceré. Pero si no, dejadme así y usadme a vuestro gusto.

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo