Se mi mesa, sumisa

Arrodillate ante mí, sumisa, y se mi mesa. Coloca tu cabeza entre mis piernas, y deja que apoye mi plato y mi vaso en tu espalda. Ofreceme tu cuerpo para que yo pueda comer a gusto, y lame mi polla mientras lo haces. Escríbeme, y hablaremos del tema…

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo