TE BUSCO A TI SUMISA

Esclava mía, témeme. Ámame. Esclava mía! Esclava mía, témeme. Ámame. Esclava mía! Soy contigo el ocaso más vasto de mi cielo, y en él despunta mi alma como una estrella fría. Cuando de ti se alejan vuelven a mí mis pasos. Mi propio latigazo cae sobre mi vida. Eres lo que está dentro de mí […]

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo