Un instante de dolor, apenas una fracción de segundo, suficiente para

Un instante de dolor, apenas una fracción de segundo, suficiente para poner en alerta todos tus sentidos, a continuación otro, y otro, hasta convertirse en un incesante goteo, un constante vaivén de sensaciones, para finalmente, recibir el premio más dulce.

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo