…Y la noche se convirtió en puro ritual, la luz adecuada,

…Y la noche se convirtió en puro ritual, la luz adecuada, la velas colocadas minuciosamente, la música de jazz relajante inundando la estancia, todo estéticamente perfecto, una copa de vino servida con sumo cuidado espera la llegada de mi señor, y yo, ya desnuda y húmeda, ansiosa esperando el mensaje que de inicio al juego….

Solo para usuarios registrados: Registrarse para leer el artículo completo