Dolor y placer en BDSM

Escrito por Master_Bcn El: 12 mayo 2015 , categoria Articulos, Visto veces

Dolor y placer en BDSMEl dolor y el placer, son sensaciones tan humanas y pueden ser intensas y fuertes las que se experimentan durante las sesiones de BDSM, es misión del amo/a graduar la intensidad de su aplicación en el sumiso/ao.

Hay quien obtiene su excitación sexual, mediante prácticas que provocan dolor, obteniendo así placer a través del dolor, esto no es nada extraño ni raro, pues la línea que separa el dolor del placer es muy corta, de hecho ambas sensaciones activan el mismo circuito cerebral, liberando dopamina que es una sustancia química que segrega el cerebro.

Cuando hay placer la dopamina genera bienestar y relajación, que puede transformarse en placer sexual.

El dolor en ciertos casos puede enganchar, un dolor bien aplicado en los momentos cumbres de excitación no tiene comparación, recibir ese dolor de la mano de quien os ama es algo inigualable.

El proceso de vivencia de placer surge de un estímulo, mismo que indica una recompensa y envía una señal a la zona ventral tegmental (VTA) del cerebro, que libera dopamina en el núcleo accumbens , el septum, la amígdala, y la corteza prefrontal. Se traduce en un estado de bienestar.

Hay quien disfruta únicamente con el placer, y obtiene su excitación sexual sólo a través de prácticas, que no provocan ningún tipo de dolor.

Se puede conseguir excitación sexual, mediante prácticas que provocan dolor, a traves de torturas siempre consensuadas y limitadas a la capacidad de la sumisa obteniendo así mucho  placer a través del dolor,  pues la línea que separa el dolor del placer es muy corta, de hecho ambas sensaciones activan las mismas zonas  cerebrales, liberando dopamina que es una sustancia química que segrega el cerebro encargada de proporcionar energía mental, mejorar la atención, control de los impulsos, motivación y determinación. .

Cuando hay placer la dopamina genera bienestar y relajación, que puede transformarse en placer sexual.

Cuando hay dolor la dopamina recompensa al cuerpo, con una sensación agradable, que se transforma en placer sexual.

El estímulo de zonas erógenas es muy intenso cuando existe algo de dolor, provocando la reacción fisiológica normal . Pero tened cuidado por que un dolor excesivo o que sobrepase tu umbral puede ser por el contrario bastante poco estimulante y molesto.

Entre las actividades más comunes dentro del BDSM están el uso de cera, hielo, agua helada, los azotes (spanking), el bondage (inmovilizar a la pareja con cuerdas), la utilización de pinzas y agujas, pesas,  la humillación pública, la electro-tortura, los enemas, el fisting (introducción de la mano dentro de la vagina o el ano) , entre otras.

Hace falta mucha sensibilidad para azotar y torturar a una sumisa.Conseguir hacer sentir cómplice a la sumisa de su torturador.Y conseguir que su cuerpo, se convierte en un instrumento de placer capaz de recibir y dar mucho.

La regla de oro de la sexualidad enuncia que “Toda sexualidad, práctica o expresión sexual es válida siempre y cuando no me dañe a mí, a mi pareja o a un tercero”. En este caso, la ruptura es total ya que aunque se realiza de manera consensuada, existen protocolos y el derecho mutuo de frenar la dinámica, el resultado es justo la producción de detrimentos físicos.

El arte de provocar o recibir dolor puede reducir (o hasta eliminar) la ansiedad general: según algunos estudios, el sexo BDSM mejora la circulación sanguínea que llega al cerebro, lo que puede llevar a estados alterados de conciencia similares a los de practicar yoga.



    Hosting Italia
    28 agosto, 2016

    Su antonimo y complemento potencial es el masoquismo .El masoquismo es la obtencion de placer a traves de actos de crueldad o dominio causados a si mismo o provocados a uno mismo por medio de una persona con la que se mantenga un vinculo emocional. Este disfrute tambien puede ser sexual o asexual. La caracteristica fundamental del masoquismo que lo distingue de otros tipos de sumision es la algolagnia, esto es, la mezcla causada entre el dolor y el placer.


    Escribe una replica o un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Bdsm Barcelona no se hace responsable de la opinion vertida en este artículo. Cada autor es el responsable exclusivo de las opiniones vertidas en sus articulos